Tras un año de gobierno, Hollywood mantiene distancia con Trump

Sin las confrontaciones directas que hubo desde la campaña presidencial y al inicio de la administración Trump, Hollywood mantiene una marcada distancia con el mandatario estadunidense.
Lo que ha sido inobjetable es que en los últimos meses artistas y celebridades de la poderosa industria hollywoodense han dado el más grande viraje en participación de eventos y movimientos en pro de mujeres, fin del acoso sexual y contra la discriminación.
Tan solo por citar para la marcha de las Mujeres programada para el 20 de enero en Los Ángeles es espera la más grande asistencia de celebridades de Hollywood que se sumarán a la movilización, que incluye entre sus demandas una protesta contra el presidente Donald Trump.
Entre estas se han confirmado a Scarlett Johanson, Eva Longoria, Olivia Munn, Viola Davis, Natalie Portman, Mila Kunis, Elizabeth Banks, Nicole Ritchie y Paris Jackson, entre otras.
Jane Fonda y la reconocida abogada de demandas de acoso sexual Gloria Allred, entre otras celebridades asistirán a una marcha por el respeto a las mujeres en el festival de cine de Sundance.
Desde la campaña y en las primeras semanas de la administración federal, la industria de Hollywood confrontó a Trump por sus declaraciones y por las acusaciones de abuso sexual en su contra por decenas de mujeres.
En la entrega del Oscar del 2017 Meryl Streep fue la punta de lanza con un discurso que confrontó a Trump al exhibir sus expresiones y acciones burlonas contra un periodista con capacidades y el menosprecio por la mujer.
A un año de su gestión, pero esta vez sin mencionarlo, la empresaria y actriz Oprah Winfrey al recibir hace unos días el premio honorario en la entrega de los Globos de Oro dio un contundente discurso político.
Este discurso fue considerado el mensaje más contundente que Hollywood le envió en los últimos días a Trump y que incluyó un mensaje a abusadores de mujeres respaldados en el poder.
Lo que si ha sido evidente es que en los últimos meses la industria de Hollywoopd ya no menciono de forma directa a Trump pero si se ha involucrado de forma directa en movimientos como “Me too”, Yo también, de mujeres abusadas sexualmente y “Time’s up”, El tiempo se acabo.
En la pasada entrega de los Globos de Oro los artistas en su mayoría mujeres vestidas de negro rechazaron al presidente Donald Trump de una manera muy diferente a los últimos galardones.
Con bromas, presentaciones y discursos de aceptación. De hecho, las figuras de Hollywood se abstuvieron de nombrarlo directamente o incluso hacer referencia a él en absoluto.
Salvo algunas bromas del conductor de la entrega Seth Meyers, el tema de la noche fue sobre abuso sexual, acoso, discriminación, igualdad y representación justa. Pero en todas no hubo una diatriba extendida, como la Meryl Streep el año pasado, sobre el actual ocupante de la Casa Blanca, o algo que pudiera burlarlo.
El punto culminante fue el discurso de aceptación de Oprah Winfrey al recibir el premio Cecil B. DeMille, en el que dio una voz elocuente, incluso al alza, al movimiento #MeToo.
Por ese discurso tan impactante Hollywood se desgranó en elogios y hasta se le ha mencionado como una posible aspirante a la presidencia de Estados Unidos por el partido Demócrata para el 2020.
Para la toma de posesión el pasado 20 de enero la presencia de miembros de la industria de Hollywood fue la más baja de todos los tiempos en un desaire muy marcado. Hace un año decenas de artistas y cantantes optaron por participar en la marcha de las Mujeres en Washington y otras ciudades, algo que se prevé se repita este año.
Esa toma de posesion careció de la presencia de talento artístico como ocurrió en las dos tomas de posesion del expresidente Barack Obama que tuvo actuaciones de Bruce Springsteen, Beyoncé y U2.
En la última toma de posesión de William Clinton en 1993 contó con Aretha Franklin, Kenny Rogers y Jack Nicholson, entre otros.
Este día la industria de Hollywood anunció que llevará a la televisión la adaptación del libro “Fire and fury” sobre el primer año de la administración Trump y que ha sido desacreditado por el mandatario.
El libro desautorizado por Trump en sus primeros dos días se ubicó como el más grande best seller al vender más de un millón 400 mil ejemplares y una orden de 700 mil ejemplares pendientes de entregar.
“El poder del presidente ha quedado de manifiesto luego de que las acusaciones de acoso y abuso sexual a decenas de mujeres prácticamente ha quedado rebasado en un control grosero de la información”, se quejo Dylan Farrow escritor y defensor de sobrevivientes de abuso sexual.
“Lo que esta pasando no es solo el poder el que permite a los hombres acusados de abuso sexual mantener sus carreras y sus secretos. También es nuestra elección colectiva ver las situaciones simples como conclusiones complicadas y obvias pero tarde o temprano deberá enfrentar las acusaciones”, subrayó.
La abogada Gloria Allred está por estrenar un documental en Netflix sobre su historia en la que ha enfrentado a acusados de abuso sexual como Donald Trump, Bill Cosby y Harvey Weinstein, entre otros.
Recientemente The Wall Street Journal publicó que el abogado de Donald Trump acordó en octubre del 2016, un mes antes de la elección, el pago de 130 mil dólares para una actriz de cintas para adultos que demandó abuso sexual del mismo Trump.
La actriz tenía programada una entrevista en el programa “Good morning America” y tras el acuerdo ya no se presentó ni canceló su entrevista, lo que habla del nivel de coptación que ha emprendido el poder presidencial.
La Jornada

Comentarios