Peña Nieto vuelve a soñarse “presidente del empleo”

Con base en un dato parcial, el número de afiliados al Seguro Social, el presidente Enrique Peña Nieto frenó momentáneamente la caída de sus índices de aprobación. Sin embargo, sus cifras y su discurso propagandístico no resisten un análisis serio ni representan una súbita recuperación económica.

En el mundo fantástico en que parece vivir el presidente Enrique Peña Nieto no hay boquetes mortales en carreteras, producto de la corrupción. Tampoco desaseos electorales que frustren aspiraciones ciudadanas y pongan en entredicho la credibilidad de las instituciones electorales.

En ese mundo mágico tampoco hay una justicia blandengue que no acierta a poner en su lugar a exgobernadores expoliadores del fisco, impunes, cómplices de delincuentes y corruptos sin límite.

Por el contrario, en el mundo feliz de Enrique Peña Nieto y su corte, todo marcha sobre ruedas y es él mismo quien enfáticamente, y a cada rato, se encarga de dar siempre la “buenas nuevas”.

Meses lleva ya diciendo, festejando, la gran creación de empleos. Hace dos semanas aseguró que la suya ha sido “la presidencia del empleo”, pues en lo que lleva de su administración se han creado “2.8 millones de empleos formales nuevos”, hecho que –dice– no se ha registrado en ningún otro sexenio en la historia del país, mucho menos en el anterior, en el que, por el contrario, se registró una pérdida neta en el área.

Según su discurso, la economía mexicana está más fuerte que nunca; no ha dejado de crecer –a fines de mayo el INEGI informó que en el primer trimestre de este año la economía creció 2.8% respecto de igual trimestre del año previo– y nunca ha perdido atractivo para la inversión extranjera.

Pero lo que más beneplácito causó en el gobierno federal, y regocijo franco en la Secretaría de Hacienda, fue el dato de que la calificadora internacional Standard & Poor’s Global Ratings (S&P) mejoró la perspectiva de las calificaciones para la economía mexicana.

Proceso

Comentarios

comentarios