Ecuador emite una orden de arresto internacional contra Rafael Correa

-La Justicia pide a Interpol que lo localice y extradite por no haberse presentado este lunes a declarar en Quito por una acusación en su contra. El expresidente denuncia un “complot”.

La justicia ecuatoriana ordenó ayer que el expresidente Rafael Correa debe entrar en prisión de manera preventiva como medida cautelar porque no se presentó este lunes a declarar en Quito, por un caso de intento de secuestro al que se le vincula.

Correa reside desde el año pasado en Bélgica, por lo que la magistrada Daniella Camacho emitió una solicitud a Interpol para que ubique al exmandatario a fin de que puedan extraditarlo, siempre que Bruselas lo apruebe.

Camacho aceptó la solicitud que le había hecho en ese sentido el fiscal general del Estado, Paúl Pérez, y fue quien el pasado día 18 de junio ordenó a Correa que se presentara este 2 de julio ante la corte. La defensa solicitó que el líder izquierdista declarara en la embajada de Ecuador en Bélgica, pero la jueza se lo denegó.

Aún así, Correa se presentó antier en la embajada, amparándose, según dijeron sus abogados, en una normativa diplomática. Pero no fue suficiente, y el denunciante, víctima del intento de secuestro, el exdiputado opositor Fernando Balda, solicitó la prisión preventiva, algo que apoyó luego la fiscalía.

ATROPELLO Y FARSA. Desde Bélgica, donde reside con su mujer, que es belga, Correa atacó a Balda, recordando que ya en noviembre el denunciante aseguró que venían “procesos judiciales” que pondrían a Correa bajo “orden de captura de Interpol”. El exmandatario se preguntó si Balda es “adivino o parte de un complot”.

Correa criticó que Paúl Pérez es un “fiscal puesto a dedo”, y agregó que su vinculación al intento de secuestro es un “atropello” y está hecha “sin ninguna prueba”. “¿Saben cuánto éxito va a tener esta farsa a nivel internacional? No se preocupen, todo es cuestión de tiempo. ¡Venceremos!”, remató.

Además, su abogado, Caupolicán Ochoa, que volvió a solicitar el lunes cambiar las medidas originales por una comparecencia en la embajada en Bélgica, aseguró estar extrañado por la “celeridad” de la actuación de la jueza, y aseguró que “se ha violentado el trámite, se ha violado el debido proceso, se ha hecho gala, otra vez, de arbitrariedad”.

UN SECUESTRO DE PELÍCULA. El pasado 18 de junio el exmandatario fue vinculado al intento de secuestro de Balda, que ocurrió la noche del 13 de agosto de 2012 en Colombia, donde el caso ya fue juzgado.

Los hechos ocurrieron cuando el entonces diputado y ferviente opositor al gobierno de Correa fue abordado por cinco personas, cuatro hombres y una mujer, que lo introdujeron con violencia en un vehículo. Balda fue rescatado por la policía colombiana después de una hora y media, gracias a la llamada de un taxista.

Los allegados al expresidente consideran que sus opositores usan el intento de secuestro de Balda como un artilugio para ejecutar una supuesta venganza por políticas que les perjudicaron durante los diez años de gobierno de ­Correa, entre 2007 y 2017.

Balda, por su parte, explicó ayer que con la orden internacional de arresto “se ha empezado a hacer justicia de una manera ejemplar” por su secuestro, y que éste es sólo el principio.

Crónica

Comentarios

comentarios