Nuevos músculos para robots sienten y se curan como los nuestros

Científicos de CU Boulder han desarrollado músculos para robots humanoides autosensibles a sus movimientos y que se reparan a sí mismos en caso de daño eléctrico, un gran avance en robótica blanda.

Los robots blandos tienen un tremendo potencial para aplicaciones futuras, ya que se adaptan a entornos dinámicos y son adecuados para interactuar estrechamente con humanos. Los dispositivos blandos pueden realizar una variedad de tareas, como agarrar objetos delicados o levantar objetos pesados.

Un desafío central en el campo conocido como “robótica blanda” es la falta de actuadores o “músculos artificiales” que puedan reproducir la versatilidad y el rendimiento de la realidad. El Grupo de Investigación Keplinger en la Facultad de Ingeniería y Ciencias Aplicadas de CU Boluder ha desarrollado una nueva clase de actuadores activados eléctricamente, capaces de imitar la expansión y contracción de los músculos naturales.

Estos dispositivos, que pueden construirse a partir de una amplia gama de materiales de bajo costo, son capaces de mostrar autosensibilidad sobre sus movimientos y auto-repararse del daño eléctrico.

Los actuadores HASEL (hydraulically amplified self-healing electrostatic) evitan los pistones y motores voluminosos y rígidos de los robots convencionales para obtener estructuras blandas que superan o coinciden con la fuerza, velocidad y eficiencia del músculo biológico. Su versatilidad puede permitir músculos artificiales para robots humanos y una próxima generación de miembros protésicos.

Comentarios

comentarios