Atropello con saña: las consecuencias de comprarle a tus hijos un coche teledirigido

“Los niños nunca me dejan dormir la siesta tranquila, les compraré un juguete a ver si se entretienen”. Parecía un plan perfecto, pero falló la elección del juguete; bueno cualquier cosa podía fallar, ya que los niños son imprevisibles. ¡Ay, estos pequeñuelos!

Comentarios

comentarios