Aerolíneas apostarían por el sol para reemplazar la turbosina

Ante el alza en los precios de los combustibles, la solución parece avecinarse con un aparato sacado de la ‘ciencia-ficción’, el Solar Impulse, una aeronave ya probada por un piloto suizo que recorrió el mundo a bordo de ella.

Ahora que la turbosina subió drásticamente su precio, las aerolíneas tienen en ‘su radar’ la solución, un auténtico aparato sacado de la ciencia-ficción.

Se trata de un proyecto valuado en 170 millones de dólares y que, luego de 15 años de trabajos, desarrolló el primer avión que puede darle una vuelta entera a este planeta, sin cargar turbosina o cualquier combustible fósil.

“Nos queda claro que será más accesible (para las aerolíneas) volar con energía solar que con otro combustible, será como en la ciencia-ficción”, señaló Bertrand Piccard, el suizo que en 2016 piloteó el avión Solar Impulse, en conferencia en la Ciudad de México.

Esto trae consigo varios retos para la industria aérea global y toda su cadena de valor, desde armadores y proveedores pequeños hasta aeropuertos y líneas aéreas comerciales.

Comentarios

comentarios