ESCÁNDALOS SEXUALES: EL PAN DE CADA DÍA. 2ª. DE TRES PARTES.

Por: Luis Villegas Montes

Antes de hablar del burro de Cruz, hablábamos de Brandy Vela quien en el pasado mes de diciembre se disparó en el pecho porque no toleraba más el acoso en redes.1 El mismo año, en abril, una estudiante de Manhattan, Aileen Jiminián, de 17 años, acosada por sus compañeros de clase, se escapó de la escuela durante la hora del almuerzo sin que nadie la viera y se suicidó lanzándose a las vías del tren: “Es muy triste que algunos estudiantes la llamaran estúpida, fea o rara”, comentó un estudiante al New York Post.2

En 2015, en mayo, del otro lado del Atlántico, en Madrid, una muchacha discapacitada se suicidó tras sufrir acoso escolar: “Estoy cansada de vivir”, escribió la chica antes de arrojarse por el hueco de las escaleras.3 Dos años antes, también en España, en Gijón, una niña de 14 años, Carla Díaz, en el mes de abril se arrojó por un acantilado.4 Cuatro meses más tarde, en Londres, la red social Ask.fm anunció que tomaría medidas contra el acoso en internet, después de recibir duras críticas de activistas de la seguridad infantil a raíz de una serie de suicidios en Gran Bretaña vinculados al sitio web, muy popular entre los adolescentes; a principios del mes de agosto, Hannah Smith, de 14 años, se ahorcó en la casa de su familia después de sufrir meses de acoso en el sitio web. Sólo en ese año, y vinculados a ese sitio de Internet en específico, ocurrieron cuatro suicidios de adolescentes en Reino Unido.5

De vuelta en suelo americano, tenemos que en el 2014, Alyssa Funke, una estudiante de honor, hermosa y con un prometedor futuro, se suicidó en el mes de abril en Minnesota, al no soportar las burlas y el acoso, principalmente, de excompañeros de la secundaria;6 en 2013, una niña de 12 años, Rebecca Ann Sedwick, se mató camino al colegio, al saltar de una plataforma en una fábrica abandonada cerca de su casa;7 y un año antes, en 2012, la opinión pública canadiense se conmovió de raíz, cuando Amanda Todd, de 15 años, publicó un vídeo, de 9 minutos, en el que explica su suicidio en Youtube: “Quería morirme. Cuando (mi padre) me trajo a casa, bebí lejía […] Estoy continuamente llorando. Todos los días pienso por qué estoy todavía aquí. Mi ansiedad es horrible. No he salido en todo el verano. Todo por mi pasado. La vida no mejora. No puedo ir al colegio o reunirme con gente. Me estoy cortando constantemente […] Estoy muy deprimida”.8

Desde hace años, se tiene clara la magnitud del problema. Hace cuatro años, se publicaba por al algún medio informativo: “EL ‘CIBERACOSO’ GENERA MÁS IDEAS DE SUICIDIO QUE EL ACOSO FÍSICO”.9 De entonces a la fecha, las cosas no han hecho más que empeorar; según un estudio practicado a más de 5 mil jóvenes, entre 13 y 18 años de edad, en más de 11 países, se encontró que, en promedio, el 18% de la población afirma haber sufrido alguna vez ciberacoso; Nueva Zelanda y Estados Unidos tienen los puntajes más altos, con un 30% y 27%, respectivamente.10

En México, existe alrededor de 28 millones de internautas entre los 12 y los 34 años; sólo el 2% (560 mil personas) pide ayuda o denuncia el ciberacoso, advirtió Alejandro Rubio, director de Investigación de la organización Centro Sin Violencia en Internet: “La mitad de los internautas menores de 18 años reportan haber sufrido algún tipo de violencia en internet, lo cual es preocupante”.11

Continuará…

Contácteme en mi Facebook (Luis Villegas Montes), a través de mi blog:https://unareflexionpersonal.wordpress.com/ o sígame en los medios que gentilmente me publican cada semana o léame en Facebook (Luis Villegas Montes).

Luis Villegas Montes.
luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

Comentarios

comentarios